Free counter and web stats

jueves, 20 de enero de 2011

Érase una vez en América...


Pues como dije en la última entrada, llevo desde agosto por las Américas, trabajando en una ciudad del Midwest (si tenéis curiosidad, podéis echar una ojeada a este blog de un profe español con el que colaboro). Las primeras semanas, como venía de empezar mi dieta ProteiFine en España, me porté fenomenal. Enseguida me compré una báscula americana, y la programé para que mostrase el peso en kilos (no en libras, porque si no, mi peso tenía tres dígitos, y ver tanto número junto en la báscula me daba mal rollo). Mi buen comportamiento, unido a que aquí, si no tienes coche (como es el caso), no haces más que andar como un capullo, me ayudó a seguir perdiendo más kilos. A los dos meses (y pico) de estar aquí, tuve un bajón (por motivos laborales) y, por primera vez desde que tengo uso de razón, perdí (un poco) el apetito, lo que me llevó a perder más peso todavía. Llegué a ponerme en los 81 kilos y pico. Pero era consciente de que esa pérdida se debía a la medio depre que arrastraba. Y claro, en cuanto superé la situación que tan mal cuerpo me había dejado, lo primero que recobré fue el apetito.

Empecé a ceder, con creciente frecuencia, a las tentaciones de la comida rápida americana (las hamburguesas de los pubs, los nachos de los garitos mejicanos, la cerveza...), pero como por lo demás mantenía -y mantengo- una dieta sana, mi peso se estabilizó en torno a los 83-84 kilos. Ahora me han caído otros dos kiletes (o más bien, tres). ¿Que por qué? Entre que el invierno aquí es especialmente crudo (estar a -15º C no invita demasiado a andar) y que para Navidad volví a España... pues ya está todo dicho. O sea, que ahora me toca empezar a compensar la escasa actividad física con la disminución drástica de los malos hidratos de carbono que me tientan a todas horas (ay, esos nachos tan ricos).

Afortunadamente, no solo te lo ponen fácil si te quieres poner como el quico de comida basura. Para los amantes de las dietas bajas en carbohidratos, hay un montón de productos low-carb. Además de la gama de productos Atkins (que por cierto, ya se pueden comprar también en España, al menos en los supermercados de El corte inglés), aquí hay una firma (Dreamfields) que se dedica a hacer pasta baja en hidratos de carbono, con un sabor y una textura excelentes. También he encontrado en un súper asiático los famosos noodles con 0 gr. de carbohidratos (comercializados como shirataki noodles), pero tampoco es que sean la cosa más apetitosa del mundo... o al menos, no he sabido encontrarles yo el punto... ¿alguien los conoce y les ha sabido sacar partido?

1 comentario:

arofes dijo...

Hola! he leido en tu blog que habias encontrado fideos Shirataki!! yo llevo un tiempo buscandolos...te agradeceria mucho que me dijeras donde encontrarlos!espero que me puedas ayudar =) muchas gracias! un saludo desde Zaragoza

pd. mi email ichbin_sefo@rocketmail.com