Free counter and web stats

lunes, 12 de enero de 2009

Croqueta de boletus y heterodoxia

Esta mañana, otra pequeña alegría: ¡estoy en 88.2! Esto va bien. Más que bien, en realidad, sobre todo teniendo en cuenta que el sábado salí un ratillo y cayeron un par de brugales con cocacola (light, claro) después de un inocente tapeo (siguiendo más o menos los mandamientos de Atkins) regado con alguna copa de tinto (con sus cardiosaludables taninos y todo). Sí, ya sé que en inducción está prohibido todo tipo de alcohol, pero bueno, ya decía mi amigo Juan que mientras él representaba la ortodoxia atkinsiana, yo encarnaba la versión más heterodoxa. Y tan ricamente, oye. Que yo, lo de no beber nada de cerveza, o tener que dejarme el pan que acompaña a las tapas, pues pase... pero lo de salir por ahí de tapeo, y atiborrarme a base de cocacolas light y aguas, pues como que no. Y también hago la vista gorda (ejem) con unas croquetas de boletus que hacen muy ricas en un bar al que suelo ir con mis amigos. "Seguro -suelo pensar mientras saboreo mi croqueta- que la fibra de los boletus resta los carbohidratos de la harina del rebozo. Quién sabe, igual incluso usan harina integral." Y además, cuando sé que por la noche pueden caer algunos gramos de carbohidratos extra (pocos, de todos modos), me bajo andando desde casa hasta el centro, con lo que intento compensar una cosa con la otra.


Pero a ver, esto lo hago solo los sábados, ¿eh? Entre semana, el alcohol ni lo cato, las croquetas de boletus, ni olerlas, y me ciño bastante bien a inducción. Mi asignatura pendiente es moverme un poco más. No tengo tiempo -ni ganas- para gimnasios, pero sé que podría andar más. Lástima que el frío y la niebla sean siempre buenas razones para no mover el esqueleto. Claro, que eso... sí lo hago el sábado noche (¡quemando la dichosa croqueta de boletus!). Si es que se mire por donde se mire... la heterodoxia tiene estas ventajas...

4 comentarios:

Melora dijo...

Yo me compré la wii, porque no tenía tiempo de gyms, y lo cierto es que me ha ido genial... cuando tengo algo de tiempo claro.

Maran dijo...

jajaja, ay la croquetitaaa!!la verdad q de vez en cuando nos tenemos que dar algún capricho, si no, menudo sufrimiento de vida!!enhorabuena por los kilos de menos...menuda velocidad!!hasta mañana!

PRIMAVERITIS dijo...

Te doy una mala noticia? lo malo de las croquetas no es el rebozo, que tampoco es tanto, lo malo es que están hechas prácticamente 100% de bechamel que, si te molestas en ver como se hace (tu no cocinas mucho, no? es básicamente harina y leche.
vamos, que no te acerques a las tiras de acetona en un par de dias.
Por cierto, ¿me recuerdas como se llaman que tengo que ir a la farmacia?

martin dijo...

qué pintaaaa tiene esa croqueta, por dioss (un gordo que no se arrepiente)